diumenge, 18 d’agost de 2013

CREENCIAS Y HÁBITOS DE PENSAMIENTO. ¿COMO INFLUYEN EN EL RENDIMIENTO?

Los hábitos de pensamiento que distinguen a los jugadores, las pre-suposiciones que hacen sobre sí mismos o las creencias que limitan o potencian sus aptitudes tienen una influencia directa sobre lo que es capaz de hacer o no un tenista. Estos aspectos, que incluiríamos en la parte cognitiva del entrenamiento invisible, son clave para rendimiento y aprendizaje de los jugadores;  el conocimiento de las generalidades de dichos aspectos por parte de los entrenadores resulta importante, ya que,  a menos que no entendamos como la gente aprende, no podemos enseñar.
El término creencia hace referencia a la pre-suposición como cierta de cualquier enunciado o asunción. En deporte, dado la connotación religiosa del término creencia, nos referiremos a hábitos de pensamiento. Un hábito es algo que uno hace sin darse cuenta y, por lo tanto, no se cuestiona y se repite constantemente. Estos pensamientos que se fijan en nuestro inconsciente por repetición, nos llevan a actuar “como si” fueran ciertos. No nos interesa conocer cuáles de nuestras creencias son ciertas y cuáles no, ya que la realidad es una percepción subjetiva, sino cuales nos empujan hacia nuestro objetivo y cuales nos impiden avanzar. Vemos una relación de posibles ejemplos hábitos de pensamiento potenciadores  del rendimiento frente a otros limitadores en el deporte del tenis.

HÁBITOS DE PENSAMIENTO LIMITANTES
HÁBITOS DE PENSAMIENTO POTENCIADORES
Nunca mejorará mi revés por mucho que lo intente.
Puedo perfeccionar todos mis golpes, en especial aquellos con mayor margen de mejora.
En los momentos importantes del partido juego por debajo de mi nivel.
Cuanto más importante es el punto, más atento estoy de lo que sé hacer bien.
No puedo ganar porque mi rival tiene mas talento.
Si juego mejor que mi rival, durante más tiempo, gano.
Tengo que ganar porque mi rival tiene mucho menos talento que yo.
Si mi rival juega mejor que yo, durante más tiempo, pierdo.
No puedo jugar bien si sopla el viento, me desquicio.
Si sopla el viento, estoy atento para aprovecharlo siempre a mi favor.
Siempre que empiezo mal, acabo mal.
Si empiezo mal, es muy fácil acabar mejor.
Mi rival intenta robarme pelotas para sacarme del partido.
Cuando mi rival o árbitro toman una decisión, lo único que hago es pensar en  el siguiente punto.
Con esta raqueta (o cordaje, o gorra o camiseta) no juego bien.
Tengo habilidades y recursos para hacerlo bien, independientemente del material.
Este ejercicio del entrenamiento a mi no me ayuda.
Cuanto más cosas pruebo en los entrenamientos más recursos tengo.
Si juego agresivo y valiente, hago demasiados errores.
Si juego agresivo y valiente provoco muchos errores en mi oponente.

Un hábito de pensamiento me hace actuar “como si” algo fuera cierto. ¿Cómo se obtendrá mejor rendimiento actuando como si en los momentos importantes del partido bajara mi nivel, o como si cuanto más importante es el punto más atento estoy de mis fortalezas y más seguro me siento? La respuesta parece clara, pero póngalo a prueba. No obstante, el proceso de transformación de una creencia limitante en potenciadora es algo más complejo que enunciar la misma idea pero en positivo, existen varios métodos en función autores como el proceso PAW de O’connor.  Lo que si podemos hacer es tomar consciencia y cuestionar-nos continuamente tanto nuestras propias creencias como entrenadores como ayudar a explorar las creencias que limitan a los jugadores. ¿Que podemos hacer?


  •          Evitar el uso de expresiones de obligación:  DEBO…, TENGO…, ESTOY OBLIGADO…  Mejor usar QUIERO, DESEO, PUEDO….
  •         Evitar la proyección al futuro de las experiencias y la generalización:  NUNCA…, SIEMPRE…,
  •         Cuestionar las creencias con preguntas. Por ejemplo: Siempre que empiezo mal, acabo mal. ¿Recuerdas alguna vez que no fuera así? ¿Cómo lo hiciste? ¿Conoces alguien que pueda empezar mal y acabar bien?¿ Como crees que lo consigue?
  •         Mucho cuidado con lo que llamamos imposible. Si consideramos alguna cosa imposible, automáticamente tomaremos acción de manera coherente y no lo conseguiremos. Resulta totalmente cierta la cita de Henry Ford “Tanto si crees que puedes como si no, tienes razón”.
  •         La importancia del entorno para las creencias no basadas en la experiencia. Según Robert Dilts, existen los llamados “virus de pensamiento”, los cuales son hábitos de pensamiento que se incorporan directamente sin estar basados en la propia experiencia. Este punto es fundamental para la construcción del sistema de creencias potenciadoras y no limitantes en jóvenes jugadores, en los cuales influye mucho la opinión de la familia y entrenadores.  Si la opinión de mis padres es que nunca llegaré ser lo suficientemente bueno, o mi entrenador me dice que soy mentalmente débil para jugar a tenis  esto actuará como una profecía que se auto cumple  por lo tanto… ¡mucha atención a la información que damos! Y mas vale hacer profecías potenciadoras…



Miqui Moreno


3 comentaris:

  1. Miqui ets el puto amo... Tot aixo es transportable a qualsevol esport i a qualsevol acte de la nostra vida. Important analitzar-nos, questionar-nos i intentar millorar cada dia doncs com dius, les rutines en el pensament es converteixen en les uniques realitats que veiem.
    Espero llegir més cosetes aviat :)

    Vacas

    ResponElimina
  2. Estoy de acuerdo con tigo Vacas.Son ejemplos de conducta que se pueden transferir a cualquier aspecto de nuestra vida. En el deporte de alto rendimiento se puede cuantificar con resultados, pero el dominio de los comportamientos emocionales se pueden aplicar muchas situaciones diarias que también se pueden cuantificar. Se ha podido comprobar que dominar positivamente nuestras conductas es inteligencia emocional y todo ello se traducen al logro del éxito.
    Según Maslow, alcanzar el éxito personal forma parte de nuestra felicidad y ese éxito se consigue gracias a la lucha constante orientada al logro del objetivo sabiendo utilizar y canalizar el potencial .que cada uno tiene.

    Estoy deacuerdo con todas las afirmaciones del artículo , hay una que me gusta especialmente: "Tengo que ganar porque mi rival tiene mucho menos talento que yo" Vs:"Si mi rival juega mejor que yo, durante más tiempo, pierdo".Inteligencia emocional no es verse superior a los demas sino saber ver y explotar lo mejor de uno mismo , respetando , valorando y aprendiendo de los de los demás. Pues todos somos muy diferentes ,el secreto está en el control de tus propias capacidades.

    Cristina.

    ResponElimina
  3. GRANDEEE MIKII! TOTAA LA RAÓ!

    Araan!

    ResponElimina