diumenge, 29 de juliol de 2012

COACHING DEPORTIVO: "Como desarrollar el potencial personal del deportista". (Reflexiones desde el tenis) (I)

A continuación presento la primera de una serie de publicaciones que colgaré a propósito de como el coaching deportivo y la psicología del deporte pueden favorecer a un desarrollo integral de los deportistas, en concreto me oriento al deporte del tenis, el cual me ha ocupado tanto como jugador y como entrenador. Las siguientes publicaciones pertenecen a mi proyecto final en el "Curso superior de coaching deportivo: El entrenador emergente", si alguien desea mas información que contacte conmigo.


·       ¿Qué es y qué nos aporta el coaching deportivo?


El coaching, esa disciplina casi misteriosa se encuadra perfectamente en el pragmatismo, en la acción, en el diálogo y en la reflexión consciente, la cual cosa en mi opinión resulta muy precisa para el trabajo con deportistas y en su aplicación directa en el rendimiento de los mismos. El coaching es portátil, puedes llevártelo a la pista, al vestuario, a la grada, incluso a la competición, y te permite adoptar un papel de líder coach asociado a la figura del entrenador. Éstas características en mi opinión hacen del coaching una herramienta que armoniza perfectamente con el deporte del tenis. Es fácil además encontrar antecedentes como “El juego interior del tenis” de Tim Gallway, libro que se considera pionero del coaching y que parte de la idea de que un mayor control del dialogo interno que se produce en nuestra mente mientras jugamos multiplica nuestro rendimiento.

El coaching propone un acompañamiento al proceso personal que va desde un estado actual a un estado deseado, considerando que la persona posee todos los recursos necesarios para asumir sus objetivos. Dichos recursos se pondrán en marcha siempre que el estado mental del deportista lo permita, por lo tanto un primer punto principal en el coaching incide en el autoconocimiento y la inteligencia emocional. Si conseguimos generar estados mentales exactamente iguales, obtendremos resultados similares – Tony Robbins-.

El coaching, por supuesto, no es milagroso. Des del punto de vista deportivo, el coach por sí solo no puede potenciar el rendimiento de un tenista, pero en demasiadas ocasiones tenistas con las mejores condiciones técnico-tácticas y un desarrollo condicional máximo, no consiguen batir a rivales “a priori” peor preparados. O ¿en cuantas ocasiones jugadores con un alto nivel de desempeño en los entrenamientos no consiguen competir al nivel que se espera de su talento?. De esta manera el entrenador-coach (valga la redundancia) ayuda al jugador a tomar conciencia de sus fortalezas para afrontar sus debilidades, la toma de conciencia nos capacita. En el fondo el coach, ejerce de capacitador, pero más que exigir genera ambientes adecuados para que afloren recursos.  “Es más importante el rival que hay dentro de tu cabeza que el que está al otro lado de la red” – Tim Gallwey.



·        Coaching y preparación integral para el tenista.


Si hay un deporte eminentemente mental ese es el tenis. En mis años de experiencia  he podido comprobar cómo mas allá del dominio técnico, táctico y de la optimización física, el componente mental-emocional es el factor diferencial, el cual permite al jugador rendir más y alcanzar niveles más altos de desempeño. Hasta hace poco, este factor diferencial se ha atribuido al innatismo. La denominada en jerga tenística “dureza de cabeza” o “mentalidad ganadora”,  era algo que o se poseía o no, pero muy pocos entrenadores intentaban  o intentan desarrollar este tipo de habilidades entre sus deportistas; aunque cabe apuntar que no por ignorar su importancia sino porque en muchos casos no dispondrán de los recursos necesarios para hacerlo. Aún hoy en día se sigue escuchando a jugadores, entrenadores y padres otorgar a dichas habilidades un papel fundamental en el tenis con expresiones del tipo “el tenis es todo cabeza”; pero ¿se da en los entrenamientos una prioridad real al componente mental-emocional?, en muchos casos no, a continuación, en las próximas entradas iré publicando una serie de propuestas sobre cómo el coaching y la psicología del deporte pueden ofrecer un entorno de preparación integral para los tenistas.