dimarts, 8 de maig de 2012

El entrenamiento invisible


El deporte de alto rendimiento, así como muchos otros ámbitos, ha vivido en los últimos tiempos una evolución “casi” insostenible. Las ciencias aplicadas y la tecnología han avanzado llevando al deportista de competición a un estadio de excelencia física, técnica y táctica, preparándolo sobradamente para el máximo rendimiento. En este marco de sobrepreparación, la diferencia ya no la marcan las horas de entrenamiento, el talento o el detallado conocimiento  de la lógica del juego, en muchas ocasiones el “plus” dependerá del nivel de compromiso hacia un estilo de vida, lo que se conoce como el entrenamiento invisible.

El entrenamiento invisible es todo aquello que hace el deportista mientras no está entrenando. Actitudes, hábitos, gestión del tiempo, nutrición, descanso… en definitiva su estilo de vida, dentro del cual por su naturaleza “invisible” me gusta incluir su “juego interior” o nivel de preparación mental i emocional. Dado el grado de excelencia que exige rendir en la actualidad, ser un campeón exigirá un desarrollo integral del deportista, en el que sin duda resultará esencial partir des de la persona (entrenamiento invisible) hacia el deportista (entrenamiento visible).
  
                                                       

Un ejemplo reciente es el caso del tenista Novak Djokovic, la misteriosa mejora en su  rendimiento y actitud, la cual lo han llevado a ser indiscutible número uno, ha sido según el propio tenista gracias al minucioso seguimiento en su nutrición por  Igor Cetojeviv. El destacado nutricionista especialista en medicina oriental eliminó el gluten de su dieta. Más allá de la posible intolerancia del tenista hacia el gluten, el secreto yace en el establecimiento de un mayor compromiso con sus objetivos, el esfuerzo de cuidar hasta el más mínimo detalle la alimentación, el orden, el descanso y hasta los propios pensamientos, han conducido a Djokovic a un cambio de actitud y una mejor preparación mental. Des de lo personal e invisible hacia lo deportivo: pensando, comiendo, descansando, viviendo e incluso soñando, para competir como un número uno.

3 comentaris:

  1. siempre me encantan leer tus publicaciones! no había puesto definición al entrenamiento invisible hasta q te he leido, perfecto!

    iván

    ResponElimina
  2. HOla Miqui!! mu buena tu publicación!! Añadir que para poder llegar a ese nivel entrenamiento invisible...es necesaria la humildad para permitir la autoobservación o feedback externo...
    Y si no es asi, siempre se tiene la creencia que la culpa de no conseguir nuestros objetivos es externa, de los otros, dejamos de ser responsables de nuestros actos para ser victimas!!

    Un abrazo!! y cuidate ese ojo!!

    tu enfermero coach!! ;)

    ResponElimina